La ansiedad: una visita reiterativa y poco querida

 La ansiedad es una respuesta emocional tan común, como el llanto, la risa y la euforia, es persistente y parece estar de moda. A veces es necesario en ciertas situaciones, pues nos hace movernos y actuar, pero cuando es tan repetitiva y consistente, nos hace daño y nos enferma. Te contamos un poquito acerca de ésta y cómo podemos ayudarnos para disminuirla y controlarla.

  Cuando sentimos ansiedad son diversos los síntomas y cada persona los experimenta en diferentes grados. Lo más usual es dolor de estómago, la fatiga, la falta de aire, la sudoración, el adormecimiento del ciertas partes del cuerpo, la irascibilidad y poca capacidad para pensar claramente. Una persona que ha experimentado ansiedad, siente morir, que no va a poder superarlo y, en algunas ocasiones, está muy ligada a la depresión.   Así que hay que prestarle atención a esta querida amiga, bueno en realidad no tan querida, porque sus síntomas nos pueden llegar a devorar y sumirnos en un estado de ataque de pánico y estrés constante.  Este exceso de estrés, produce cambios a nivel de neurotransmisores agotadores y poco saludables, afectando a todo nuestro sistema, incluso llegando a somatizar y enfermarnos físicamente. La estabilidad emocional y tranquilidad, se reflejan en nuestra salud física, aportando al equilibrio y a una vida saludable.   En nuestra vida contemporánea es absolutamente normal que sintamos, por momentos, mucha ansiedad. Gran cantidad de trabajo, informes, ensayos, exámenes, metas que alcanzar, ventas que lograr, familia que mantener, necesidad de dinero, en fin, hay mil razones más para sentir ansiedad y el hilo entre ésta y una enfermedad crónica es muy delgado. Aprender a reconocerla y a controlarla no es fácil, requiere tiempo y conocimiento profundo de si mismo, para saber los cambios físicos que vivimos y así fortalecer nuestra mente y poder regular.   En el mercado hay una gran oferta de los denominados ansiolíticos, pero yo hoy quiero abrirles la ventana y mostrar opciones naturales que funcionan efectivamente, pues lo que buscan es regular la bioquímica de nuestro cerebro inhibiendo la recaptación de serotonina, de manera natural, sin químicos.   La serotonina es un neurotransmisor que tiene diversas funciones, entre algunas están: modulación de la ansiedad, sensación de saciedad, mantenimiento de la vigilia, control de la temperatura corporal, funciones perceptivas y cognitivas, entre otras. Teniendo en cuenta estas funciones, es evidente que un exceso o disminución de ésta en el organismo, ocasiona ciertos trastornos que afectan directamente nuestra salud mental y física. Entonces es fundamental poder tener los niveles adecuados para un correcto funcionamiento y poder estabilizar apropiadamente nuestra sinapsis.   Para mantener este equilibrio, tenemos plantas que pueden aportarnos sus beneficios y logran a la regulación. Éstas ayudan a conseguir la armonía nerviosa y emocional que necesita la persona. Son sedantes que favorecen la actividad intelectual, causando un estado anímico positivo, facilitando que las células nerviosas reciban adecuada nutrición y se vigoricen. Así mismo, contribuyen a conseguir un sueño reparador, profundo, necesario para el descanso neuronal y la recuperación física.   Estos productos están complementados y enriquecidos con vitaminas B1, B3, B6, B8 y B9 que contribuyen en funciones psicológicas normales y la vitamina B5 que participa en la síntesis y al metabolismo de algunos neurotransmisores, cuyo equilibrio es importante cuando estamos enfrentados a situaciones que producen estrés. Algunas de las plantas que nos ayudan en el control de la ansiedad son:   -La Pasiflora -El Rooïbos -Lavanda -Las flores de naranjo -La matricaria -Valeriana -Toronjil -Gynco Biloba -Amapola de california -Espino blanco -Calderona amarilla -Manzanilla -Azafrán

 

La ansiedad si nos puede enfermar, pero está en nuestras manos poderla controlar y regular para que sea una reacción positiva en nuestro desempeño diario y no un obstáculo para el desarrollo oportuno de las tareas que tenemos. Queramos o no, tenemos que resolver los problemas y trabajos diarios, entonces hagámoslo de la mejor manera, manteniendo nuestra salud mental y física equilibradas.   Comprar Ansiomed pinchando AQUI Comprar Nevrolit pinchando AQUI Comprar Neurorelax pinchando AQUI     Articulo escrito por nuestra Psicóloga
Juliana Olmos Alonso
Psicóloga-Educadora
Certified Positive Discipline Parenting Educator

Comentarios del post
Nuevo comentario
Código de validación
reload