Los hidratos de carbono.

La utilización de dietas bajas en Hidratos de Carbono es una de las alternativas más vigentes actualmente y, por su interés, es conveniente una revisión de clasificación y detalle sobre tipos y diferencias en los Hidratos de carbono de nuestra alimentación. TIPOS DE CARBOHIDRATOS ALIMENTARIOS Se pueden clasificar de diferentes formas, bien de acuerdo con sus estructuras químicas o bien según sus efectos fisiológicos. Clasificación por grado de polimerización Un informe realizado por la Organización para la Agricultura y la Alimentación y la Organización Mundial de la Salud (Informe FAO/OMS, 1998) indica que los hidratos de carbono se deben clasificar en primer lugar por tamaño molecular, de acuerdo con el grado de polimerización es decir, el número de unidades de monosacáridos. Así pues, se dividen en Azúcares, Oligosacáridos, Polisacáridos e Hidratos de Carbono hidrogenados (polioles). Cada grupo se puede dividir en varios subgrupos, según el número y la composición de las unidades de monosacáridos. Clasificación por índice glucémico La consulta conjunta de Expertos de la FAO y la OMS sobre Hidratos de Carbono en la nutrición humana recomendó utilizar el concepto de Indice Glucémico distinguiendo H.C glucémicos, cuya definición es que son los que proporcionan hidratos de carbono para el metabolismo, es decir, se trata de H.C que se digieren y absorben en el intestino delgado, con lo que aumenta la glucosa en sangre y suponen fuente de energía inmediata. Se establece así una distinción con los hidratos de carbono no glucémicos, que no son hidrolizados (digeridos) en el intestino delgado, por lo que no se produce una respuesta glucémica en sangre, y que se agrupan bajo la amplia denominación de fibra alimentaria que incluye un grupo heterogéneo de componentes con distintas propiedades funcionales En la dieta occidental, que es rica en hidratos de carbono rápidamente digeribles (mono y di-sacáridos), la mayor parte es absorbida principalmente en la parte superior del intestino delgado. Si la dieta contiene una mayor proporción de hidratos de carbono menos fácilmente digeribles, se envían más hidratos de carbono a las regiones inferiores del intestino delgado y al colon, donde fermentan. Este proceso tiene efectos fisiológicos importantes y muy positivos a nivel de la flora intestinal. Las Recomendaciones sobre Ingesta de Carbohidratos establecen estos valores: Hidratos de Carbono deben proporcionar del 40 al 75% del total de la ingesta energética. Los expertos de la FAO/OMS recomiendan un 55% como nivel óptimo de los cuales los azúcares deben suponer entre un 9 y un 27% (sobre todo de lácteos, frutas y verduras) y los Almidones entre un 20 y un 50% (mayoritariamente del almidón resistente). Ingestas de Carbohidratos glucémicos superiores a las requeridas por nuestro organismo derivan en problemas de peso al convertirse la glucosa no utilizada en ácidos grasos y triglicéridos que pasan a formar parte del tejido adiposo. Fibra dietética. Se recomienda consumir más de 25-30 g/día de fibra (>12.5 g/1000 kcal). Relación fibra insoluble/soluble entre 1.5 y 3.

Comentarios del post
Nuevo comentario
Código de validación
reload