Silicio Organico

El silicio orgánico es un oligoelemento esencial, es decir, indispensable para la salud del ser humano. Pero además constituye un instrumento terapéutico de increíbles alcances en distintas ramas de la Medicina. A pesar de que ya los egipcios conocían la utilidad terapéutica del silicio, la Silicoterapia no se desarrollaría hasta mediados del siglo XX. El motivo ha de buscarse en el hecho de que los alcances terapéuticos de este mineral dependen de cuál sea su forma molecular. Y lo explicamos. Históricamente, terapeutas, herboristas y científicos se habían topado con un obstáculo difícil de vencer: obtener una molécula de silicio orgánico, única forma en la que el mineral puede ser absorbido por el ser humano y alcanzar toda su eficacia terapéutica. Un problema que se resolvería en 1957 gracias al trabajo del químico e ingeniero Norbert Duffaut -primer catedrático de Química Orgánica y Organometálica de la Universidad de Burdeos (Francia)- quien logró sintetizar una molécula de silicio orgánico que fue luego perfeccionada sucesivamente y continuaría siendo mejorada aún más al comenzar la colaboración con el geólogo Loïc Le Ribault, a quien puede considerarse creador de la Silicoterapia. Propiedades Es evidente que son muchos y muy diversos los beneficios que este mineral -eso sí, en su forma orgánica- puede aportar a nuestro organismo y de ahí la importancia de ingerir suficiente cantidad a través de la alimentación. -Fortalece los dientes, uñas y el cabello. -Recupera la elasticidad de la piel. -A nivel externo se puede aplicar en quemaduras, llagas y heridas que cicatrizan mal. También se fabrican cremas que ayudan a calmar el dolor y la inflación. -Es terapéuticamente eficaz. -No es tóxico y es hipoalergénico. -Carece de efectos secundarios nocivos y contraindicaciones. -Puede ser usado incluso por bebés y mujeres embarazadas. -Es completamente asimilable por el organismo humano. -Fortalece las defensas y el sistema inmune. -Actúa en la totalidad del organismo reequilibrando las deficiencias. -Contribuye a la remineralización y restitución del capital óseo y cartilaginoso. -Reestructura las fibras de elastina y de colágeno. -Disminuye los niveles de colesterol. -Actúa eficazmente sobre la hipertensión. -Es un potente antiinflamatorio y analgésico. -Acelera la cicatrización. Aplicaciones del silicio El Silicio orgánico es un mineral que está presente en nuestro organismo en pequeñas cantidades (0,001%). También se conoce como Silicea o Sílice y se presenta en la naturaleza en forma de mineral de cuarzo. Como muchos minerales el Silicio orgánico no se debe de tomar en forma ponderal (mineral tal cual) sino solamente en forma de oligoelemento. Una de las propiedades más destacable del Silicio orgánico es que colabora o favorece la síntesis de colágeno lo cual es básico en la formación del tejido conjuntivo. Esto hará que sus beneficios sean muy diversos y afecten a partes muy distintas de nuestro organismo. Como protector cardiovascular y en enfermedades reumáticas.- Confiere integridad al tejido elástico de la arteria, determina la elasticidad de la misma, la impermeabiliza frente a los lípidos y los depósitos de calcio, y mantiene la integridad enzimática que protege al tejido arterial de los cúmulos de grasas. Por tanto, es obvio que este mineral es un buen protector vascular que conserva la estructura y metabolismo de las paredes arteriales. Pero, además, el silicio disminuye los niveles de colesterol y combate la hipertensión. Por otra parte, el silicio orgánico logra disminuir el dolor y la inflamación y provocar una gradual regeneración del cartílago de las articulaciones afectadas. Da muy buenos resultados en el alivio de las dificultades de movilidad asociadas a estas afecciones. Por tanto, el silicio es analgésico y antiinflamatorio pero además aporta la ventaja de ser natural y de no provocar ningún efecto secundario. De esta forma, un aporte adecuado de silicio orgánico asegura una buena salud osteoarticular, fortalece las articulaciones y previene su degeneración además de fortalecer y flexibilizar los huesos disminuyendo su porosidad e incrementando la fijación de los minerales en los huesos. En tratamientos de cosmiatría y estética de la piel.- El silicio es un elemento que se halla presente en elevada proporción en la epidermis, la dermis y el cabello para incrementar la resistencia química de la queratina. Es un ingrediente que se está utilizando con profusión en la formulación de productos dermofarmacéuticos, por las numerosas acciones que presenta. El silicio reorganiza las membranas celulares, haciéndolas más resistentes al ataque de los radicales libres y, por tanto, al envejecimiento. La unión de moléculas de silicio a proteínas y mucopolisacáridos, rodeadas demoléculas de agua unidas por puentes de hidrógeno, simula un tejido que es capaz de mantener la hidratación de la epidermis. Estimula el funcionamiento de las células de la dermis y del folículo piloso (fibroblastos y queratinocitos). Por este motivo, es un ingrediente habitual en los productos reafirmantes del cuello y del busto, así como en los anticelulíticos, en los productos antiestrías y en los tratamientos para la regeneración del cabello. Estudios clínicos demuestran su eficacia en el tratamiento de la caída del cabello, la disminución de la seborrea del cuero cabelludo y la mejora del aspecto general del cabello.

Comentarios del post
Nuevo comentario
Código de validación
reload